fbpx Saltar al contenido

4 conceptos sólidos de Marketing para mejorar el tuyo y hacerlo más efectivo

Lograr destacar nuestro producto, servicio o mensaje en un contexto como el de hoy no es nada fácil.

La atención de la gente es reducida, la competencia sigue creciendo, y las audiencias son cada vez más exigentes.

Lograr desarrollar una comunicación efectiva es todo un desafío.

Pero no te preocupes.

Lo bueno es que cuando hablamos de Marketing, hay algunos conceptos sólidos que si los seguimos, van a garantizar una comunicación más efectiva.

Hoy quiero compartir 4 de esos conceptos contigo.

Si sos dueño de tu propio negocio y estas empezando a darle más importancia a la promoción a tu Marca, estos conceptos te van ayudar a empezar a pensar en tu estrategia con el pie derecho.

Si trabajas en algún área del Marketing, te animo a que leas también porque muchas veces en el afán de enfocarnos en los resultados, nos olvidamos de lo más importante: ¡la gente!

¿Listo? ¡Acá vamos!

#1 — El mejor Marketing es un buen producto o servicio

¿No te sorprende? No, porque es obvio.

Pero la cuestión es que muchos de nosotros empezamos un paso adelante cuando queremos armar nuestra estrategia de Marketing.

El mejor Marketing es un buen producto o servicio, porque ahí empieza todo. El mejor Marketing del mundo no puede compensar un mal producto o servicio.

Y un buen producto o servicio se define en base a la capacidad que tiene tu oferta de cumplir con una necesidad de tu clientela.

Lo primero que tendrías que hacer es asegurarte que tenes un producto o servicio que encaja bien con tu mercado.

¿Por qué?

Porque un marketing efectivo empieza analizando cual es el valor real que puedo ofrecerle a mi clientela.

Y eso se logra cuando conoces a tu audiencia, sus problemas, deseos y aspiraciones.

Sólo entonces podemos darles ese valor agregado que ellos van a considerar a valioso.

Por otro lado: no hay nada peor para un mal producto que un buen Marketing.

No hay nada peor para una empresa que desarrollar una comunicación con promesas que no puede sostener.

Es por eso que ningún marketing puede reemplazar a un mal producto.

¿Parece obvio, no?

No siempre lo es. Y la verdad es que muchas veces hay gente más interesada en ganar dinero que en brindarle verdadero valor a la gente.

Entonces el producto no está bien trabajado, es igual a todos los demás y no tiene un valor genuino.

Por eso: si no tenes un buen producto, dejá de leer, y empezá a cuestionar si realmente tendrías que estar en el mercado.

De otra manera, nos estarías haciendo la vida más difícil a nosotros que buscamos encontrar en un mar de opciones productos que realmente nos van a poder brindar valor (hablo como cliente acá 😉

Por favor, no seas uno más del montón, tomando espacio de atención valioso en nuestros newsfeeds de Facebook, Instagram y demás canales.

¿Como saber si tenes un buen producto?

Es más sencillo de lo que podrías pensar si haces las preguntas correctas y sabes responderlas con honestidad desde la perspectiva de tu clientela potencial.

Y esto a su vez presupone el primer elemento: que creaste tu oferta pensando primero en una necesidad real de un segmento de mercado especifico.

Hacete esta serie de preguntas:

  • ¿Qué tipo de valor aporta mi producto a mi clientela? ¿Como les hace la vida más fácil? ¿Qué tipo de beneficio emocional les brinda? ¿Es más práctico que otra cosa?

Para esta pregunta, te puedo orientar a pensar en estas categorías de respuestas:

  • valor de tiempo: les hace ganar tiempo
  • valor emocional: tiene algún beneficio por ser una marca especifica,
  • valor de información: les provee algún tipo conocimiento de les hace más fácil ser el tipo de persona que quieren

¿Como mejora mi producto la vida de mi cliente es la pregunta. Y puede ser algo bien concreto y sencillo como que tu local está más cerca que otros y ganan tiempo o puede ser algo menos tangible pero igual de poderoso como el hecho que tiene un apego emocional con la manera en que les servís.

¿Vamos bien?

Y una vez que estas seguro que tenes un buen producto o servicio que ofrecer llega el momento de contarlo a esa audiencia de una manera que pueda entender su valor.

#2 — Un Marketing efectivo se enfoca en articular correctamente el valor de lo que ofreces

El Marketing es saber mostrarle a tu audiencia el valor específico que tiene tu producto o servicio para ellos.

A la gente no le importa tu empresa, negocio, marca o servicio en sí.

Lo que les importa es el beneficio que podes ofrecerles.

La manera predeterminada en que la gente recibe cualquier oferta o mensaje es “¿y en qué me beneficia eso a mí?”.

Entonces lo que el Marketing hace es articular de una manera clara en qué manera tu producto o servicio puede hacerle pasar de una situación presente actual a una situación deseada a mi clientela.

Para ir avanzando en este punto, te recomiendo que puedas responder a esta serie de preguntas:

  • ¿Con qué problemas diarios lucha mi audiencia?
  • ¿Cómo se va a sentir mi cliente una vez que compre mi producto o servicio?
  • ¿Qué va a cambiar en la vida de mi audiencia una vez que acepte mi oferta?
  • ¿Qué cambio real está buscando mi audiencia al comprar mi producto o servicio? ¿Y por qué importa?

Entre más fieles a la realidad de tu audiencia sean tus respuestas, más potentes van a ser tus mensajes.

¿Pero como hacemos para que les llegue ese mensaje?

La manera predeterminada en que la gente recibe cualquier oferta o mensaje es “¿y en qué me beneficia eso a mí?”.

#3 — El Marketing es una lucha por la atención de la gente

Una de las preguntas más importantes que nos hacemos en Marketing es: cómo capto la atención de mi audiencia.

Con tanto ruido, malos productos y opciones, un buen marketing sabe que necesita llamar la atención de su audiencia, porque solamente a partir de ahí puede hacer llegar su mensaje.

Sin atención, no hay reacción. Sin reacción, no hay contacto positivo con tu marca, y no hay resultados.

Si no tengo la atención de mi clientela, no les puedo hacer llegar mi mensaje, y mucho menos ganar su confianza y venderles nada.

Esto significa que el mejor activo que puede tener una empresa o marca hacia su clientela es su atención.

Entonces la pregunta es: ¿Cómo hago para llamar la atención de mi público en un contexto en donde eso parece ser lo que menos hay?

La gente le da atención a lo que considera valioso.

Respuesta: dándoles una gran cantidad de valor sin pedir nada a cambio.

Si así es. Ganas la atención y confianza de tu audiencia cuando no te enfocas primeramente en venderles algo, sino en darles valor agregado.

El mejor activo que puede tener una empresa o marca hacia su clientela es su atención.

#4 — El Marketing se basa en darle valor a cliente primero sin pedir nada a cambio

Ese valor puede dividirse en 2 categorías:

  • entretenimiento
  • utilidad y relevancia

El marketing que funciona no es producto o servicio-céntrico, es cliente-céntrico.

El Marketing se trata de saber decirle a tu clientela ideal que tenes algo de valor para ofrecerles y mostrarles por qué tiene valor para ellos.

Ese valor se comunica con contenido distribuido en los lugares en donde está la atención del público.

Para eso tengo que conocer bien mi oferta y como mi audiencia percibe el valor de mi oferta.

Luego tengo que juntar esos dos pilares y crear mensajes que articulen correctamente ese valor. (acá entra la creatividad )

A partir de ahí trabajo sobre lo que se llama un elevator pitch. Es un mensaje en el que podes comunicar la esencia del valor de tu oferta en 20 segundos o menos.

No solo tengo que saber qué contenidos son los que mi audiencia va a querer consumir, sino también en qué formatos, en qué canales y en qué momento.

(Y es aquí donde el verdadero trabajo del Marketing toma forma).

¿Complicado? Si. ¿Efectivo? Totalmente.

La gente no recuerda lo que les decís pero si recuerda como les hiciste sentir.

Si les hacer sentirse comprendidos, respetados y amados, van a responder con atención.

Cuando tengas su atención les poder hacer llegar tu oferta.

Si tu oferta satisface sus necesidades y se mantiene la promesa que les hiciste vas a ganar su lealtad y fidelidad.

Si ganas su lealtad y fidelidad vas a ganar evangelisitas de tu marca. Y a partir de ahí empieza de nuevo el ciclo.

¿Vas siguiendo?

ATRAER — CONVERTIR — CERRAR — ENAMORAR

Una vez que tengas bien definido ese contenido, te es necesario definir cómo ese contenido, una vez distribuido va a llevarles hacia la compra.

En otras palabras: en qué manera ese contenido le invita a tu cliente potencial a tomar una decisión que le guíe más y más cerca de la compra.

Y este proceso presupone un elemento clave: que sabes como se siente tu cliente en cada fase antes de la compra y que podes darle la información necesaria para derribar esas barreras emocionales que crean fricción a la compra.

Es necesario saber introducir ese contenido dentro de un proceso de adquisición de clientela.

De ese modo, se vuelve en un proceso.

¿Parecen complejos de aplicar estos conceptos? Es porque en cierta medida lo son. Pero una vez que los manejamos y empezar a hacer lo necesario para aplicarlos estamos dando un paso enorme hacia el éxito de nuestra comunicación.

¡Espero te hayan servido y puedas empezar a aplicarlos a tu manera de promocionar tu negocio!

¿Qué concepto agregarías vos?

Por amor a un Marketing que generar resultados,